El contexto

Fomentamos el derecho a la salud respaldando las estructuras públicas y, con vistas a una salud global, trabajamos de modo integrado con el resto de sectores de intervención vinculados: alimentos, agua, educación, derechos y ayudas humanitarias.

En las áreas más pobres, las intervenciones sanitarias integran la lucha contra la malnutrición de los niños y sus madres. En 2019, en concreto, examinamos a 144 505 niños y nos hicimos cargo de los casos más graves. Para garantizar el acceso a los tratamientos y a una mejor calidad de los servicios ofrecidos, creamos o reforzamos 141 centros sanitarios públicos para más de 136 000 personas, dotándolos de equipamientos y respaldando su gestión.

  • 195 mil prestaciones sanitarias concedidas
  • 8 mil actividades de prevención
  • 445 mil personas atendidas

Un fomento eficaz de la salud parte del personal sanitario, médicos y voluntarios que prestan servicio en las comunidades. Por ello, en 2019 organizamos 426 cursos de actualización, con la participación de casi 6000 personas. A través de campañas más amplias de salud pública, nutrición e higiene, salud materna y reproductiva, prevención del VIH, del ébola y de la malaria, sensibilizamos a casi 122 500 personas, reduciendo el riesgo de contraer enfermedades.