WeWorld está presente en India, desde 2009, en respaldo de los derechos de los niños y para proteger a los jóvenes y las jóvenes del fenómeno de los matrimonios precoces, los abusos sexuales y el tráfico de seres humanos.    

La protección de los niños y niñas se realiza a través de acciones destinadas a garantizar el derecho a la educación. Trabajamos para crear mecanismos internos de protección y salvaguardia de los derechos de los menores.      

Trabajamos para garantizar los derechos de los hijos de los migrantes temporales. La intervención, en este caso, tiene por objeto asegurar el derecho a la escuela para los niños y niñas, más vulnerables debido a la migración de sus padres, La retención escolar tiene como consecuencia la prevención a largo plazo del trabajo infantil y el progresivo empobrecimiento de las familias migrantes.    

Trabajamos de forma activa por el empoderamiento femenino y la paridad de género. Nuestras beneficiarias reciben la formación para adquirir una sensación de legitimación dentro de la sociedad: algunas han emprendido con éxito una actividad económica sostenible y, en general, se ha conseguido un aumento de los ingresos de cada beneficiaria.    

Luchamos contra la explotación sexual y los abusos a menores y, en particular, la práctica de la «Devadasi Dedication». Para contener la violencia hacia los niños es necesario un enfoque integral que parta de la sensibilización y la prevención hasta llegar a la asistencia a la denuncia y a la reintegración socio-económica.   

Estamos comprometidos a través de diversas acciones: trabajamos para reforzar las empresas existentes y prevenir la explotación sexual, sensibilizamos a organizaciones, grupos y líderes religiosos, damos apoyo a las mujeres en la denuncia y nos involucramos hasta que la ley se aplique. Por último, fomentamos la emancipación económica y social de las víctimas ofreciéndoles medios de subsistencia alternativos, como un puesto de trabajo, y garantizamos asistencia psicológica y legal individual.    

La estrategia que adoptamos en la India es la de estimular el sistema institucional (escuelas, comunidades religiosas, autoridades locales) para actuar a través de iniciativas de prevención y de intervención con el fin de reforzar la comunidad, aportando soluciones alternativas que salvaguarden el derecho a la infancia, pero que, al mismo tiempo, respeten y calmen los temores de la población con respecto a la pérdida de la tradición.